Verdulería Juanito

Absolutamente parte del paisaje del barrio es esta verdulería sencilla y de aspecto casi rural, que se emplaza desde octubre de 1978 en la calle Holanda, a pocos pasos de Irarrázabal.

Su dueño, don Juan López, ñuñoíno desde su juventud, se lanzó a emprender este negocio con 5 mil pesos de capital y sólo 24 años, estimulado por sus hermanos mayores, quienes años antes ya habían incursionado en el rubro de las verdulerías. Se concentró en que le fuera bien, pero sin pensarlo, se ha mantenido vigente desde hace 37 años.

Es un negocio que le ha significado mucho esfuerzo y sacrificios, pero que también ha reportado muchos buenos momentos, gracias al empeño que le ha puesto. Lo más importante para don Juan es que puede decir con orgullo que gracias al fruto de su negocio le dio una educación profesional a sus dos hijas, quienes además, hoy le han hecho abuelo.

La verdulería Juanito vende frutas, verduras y desde hace un tiempo, huevos, miel y productos deshidratados. Pero trata de mantenerse muy tradicional en su oferta. Eso si, para don Juan es notable que hoy “hay de todo, todo el año”, ya no se ve la estacionalidad de antes. Actualmente en invierno se venden tomates, porotos y hasta melones, casi todo “da vuelta el año”, lo que antes era impensado. Antiguamente de la venta del verano había que guardar un colchoncito para el invierno, pero hoy la venta es mucho más pareja.

Llueva o truene, el negocio se abre todos los días de la semana, de lunes a sábado de 9 a 9 y los domingos medio día. Esa constancia es la clave del éxito para Don Juan, porque de esa manera el público sabe que puede ir a la segura, que siempre el local va a estar abierto y habrá buena fruta y verdura que comprar. Ese ritmo se hace pesado, pero por lo menos hoy no está solo en la labor; por 20 años contó únicamente con sus manos, pero hoy trabaja con un hermano, con quien se turna la jornada. Y su mujer Nancy también le ayuda y lo acompaña a La Vega, donde va dos veces por semana –tres en verano- a las 3 de la mañana.

Según Don Juan, la buena atención al vender y una actitud positiva en general, son también elementos fundamentales que debe tener todo buen comerciante, pero que hoy ve como características cada vez más difíciles de encontrar entre los vendedores, sobre todo de las grandes tiendas.

Por eso Don Juan López trata de hacer la diferencia. Sabe que el barrio ya no es como antes, hoy hay más edificios y locales comerciales que casas, pero la gente que le compra valora que se trate de una verdulería como las de antes, donde la gente puede comprar sin apuro, elegir, preguntar por una receta o instalarse a conversar un rato largo. Eso lo saben sus clientes jóvenes, a quienes muchos don Juan vio guaguas y que hoy llegan a comprar con sus hijos, o su clientela antigua, esa que incluso accede a su cuadernito de fiados.

Boliche

Verdulería Juanito

Nombre local

Irarrázabal 3320-A (acceso por Holanda), Ñuñoa

Dirección

Don Juan López Lobos

Dueño

Santiago Oriente