Panadería La Espiga

Fotografías: María José Guallar K.

Desde 1992 que esta panadería y pastelería, La Espiga, se encuentra en la esquina de Holanda con Hernán Cortés ofreciendo cada día panes de muchos tipos y dulces preparados con recetas caseras. La señora Ximena y don Jaime vivieron muchos años en México y cuando regresaron a Chile, a comienzos de los 90, quisieron abrir una pastelería, el mismo rubro que habían desarrollado durante sus años fuera del país. Pero pensando en lo buenos que somos los chilenos para el pan y la marraqueta, no dudaron en extender el plan y aprender lo que necesitaban.
La Espiga es un negocio 100% familiar. Las 8 personas que trabajan en la panadería son hermanos, sobrinos, hijos o nietos, todos con sus roles establecidos: algunos amasando en el taller, otros cobrando en la caja o atendiendo al público. Como una maestra, la señora Ximena ha sido la encargada de transmitir las recetas y las técnicas a quienes les ha tocado meter las manos en la masa.
Productos de buena calidad, frescos y con buenos precios, son la clave para que el negocio marche bien. Todo se hace en el día y se vende el mismo día, de lunes a domingo: Marraquetas, pan amasado, canastitos, muffins, queques, tartaletas, pie de limón, pan de pascua… Según la época se pide más de un cierto producto y en La Espiga se adaptan a eso.
Los clientes valoran mucho que los panes y pasteles no contengan productos artificiales, pre mezclas, mejoradores o conservantes. Al contrario, todo es muy casero, lo que constituye un elemento que los diferencia de otros lugares. Es por eso que tantos vecinos los prefieren y todas las mañanas muy temprano, taxistas y oficinistas que trabajan en el barrio prefieren pasar por la panadería en vez del supermercado que está a la vuelta, para desayunar con pan recién salido del horno.


Ver mapa más grande

Boliche

Panadería La Espiga

Nombre local

Holanda 3003, Ñuñoa

Dirección

Ximena Rodríguez y Jaime Muñoz

Dueño

Santiago Oriente