Bazar Celicie

Fotografías: María José Guallar K.

El nombre de este bazar, “Celicie”, es producto de uno de esos errores que sin querer, se convirtieron en un sello. Hace 35 años, el negocio cambió de dueño; la señora Beatriz Gómez le compró el bazar a su padre, quien junto a su esposa lo habían bautizado como Felicié, pero cuando mandaron a hacer las boletas asociadas al nuevo RUT, un error de imprenta hizo que esa F se convirtiera en C. Celicie sonaba un poco extraño, pero ya no había tiempo que perder, y hoy, después de tantos años, es un nombre inconfundible entre la clientela antigua y una anécdota para recordar con humor.
Como tantos sectores en Providencia y Ñuñoa, el barrio donde está el Bazar Celicie ha cambiado muchísimo con los años. Según recuerda la misma señora Beatriz, en los años 90 el barrio dejó de ser residencial para dar paso a muchas oficinas. Luego comenzaron a construirse edificios y sus calles cambiaron por completo. Además de este cambio paisajístico, se generaron cambios en la afluencia de público, el que ahora circulaba casi sólo en horario de 9 a 6, y en días hábiles Esto llevó a que, de atender todos los días de la semana, hoy el bazar se abra de lunes a viernes de 10:30 a 20:00 hrs. De esta manera la señora Beatriz ha podido disponer de sus fines de semana para compartir con sus hijos, que ya están grandes, y salir a pasear en moto con su marido, uno de sus grandes hobbies.
El surtido de productos del Bazar Celicie es enorme. Para satisfacer las necesidades de las oficinas cercanas se han incorporado muchos artículos de escritorio, que comparten lugar en las atiborradas estanterías con productos de perfumería, paquetería, juguetes, útiles escolares, adornos y golosinas. Es que la gracia de un bazar es esa, tener un poco de todo de acuerdo a la época y a lo que la gente va pidiendo, y siempre sorprender con alguna novedad.


Ver mapa más grande

Boliche

Bazar Celicie

Nombre local

Manuel Montt 1593, Providencia

Dirección

Beatriz Gómez

Dueño

Santiago Oriente